Libertad, huida, reclusión, pensamiento

Como si de un cuento se tratara, nos narran de mil formas diferentes que el ser humano es libre, que puede hacer lo que quiera, que en un sistema abierto todo el mundo puede opinar, que existe la libertad de expresión, de prensa, de pensamiento... Pero no es así, no nos permiten ser libres como quisiéramos, siempre hay algún medio de represión que nos obliga a recluirnos en nuestras opiniones, cerrándolas a un grupo de personas que piensan igual que tú... "Es un derecho del ser humano, ser libre", pero la palabra "libertad" no significa lo mismo en todos los lugares, libertad es una utopía para unos, una negligencia mental para otros.

Libre, libre, libre... Si nos quitasen nuestra libertad, seguramente lucharíamos por ella sin ni siquiera pensarlo, por eso, quejarse de no ser libre es muy relativo; protestar porque somos libres tampoco sería lógico... Cierto es que tenemos una libertad muy preciada, también podríamos pedir ser más libres, pero en el momento justo de robarnos nuestra libertad, somos conscientes de ser libres; en el segundo que nos sentimos esclavizados, reprimidos por algún motivo, deseamos ser más libres...

El ser humano no es completamente libre, estamos cohibidos por diferentes motivos: modales, formas, normas, reglas, órdenes, rutina, leyes... Creemos ser libres, una libertad ficticia con la que nos saciamos. Si dices algo, alguien te lo reprimirá; si haces algo, seguramente para otra persona esté mal. La misma sociedad acaba con la naturaleza del ser humano, con el derecho primordial de ser libre, de vivir como uno quiere o desea. Vivimos en comunidad porque lo necesitamos, pero nos sometemos a ello sacrificando nuestra propia libertad... Imaginamos ser libres, deseamos ser libres, huimos de las normas y nos enfrentamos a ellas; alguien ajeno a nosotros decide qué hacer con la sociedad, alguien que cree saber lo suficiente dirige nuestra vida, ¿alguien extraño decide nuestra libertad?
Reacciones: 

Gracias a Geep890!!

Pues dedico este post a Geep890 y a agradecerle la maravillosa cabecera del blog que me ha regalado. También de paso decirle que me ha encantado tenerla en clase y que este año va a ser mejor aún (tenemos a supersacoman con nosotras, ahora nada ni nadie nos detendrá, muajaja), que me haya enseñado tanto, que haya aguantado mis desvaríos y sus caras sonrientes navegando entre bytes y bits... Por las mañanas eternas delante de los macs diseñando carteles sin futuro o photoshopeando para poco más que colgarlo de un corcho mal colocado... Por todo eso y por el tiempo que aún me tendrá que aguantar, ¡gracias Geep890!
Reacciones: 

Música, Musa...

Como bien dijo Magdalena Martínez: "La música es el arte más directo, entra por el oído y va al corazón". En nada se confunde esta afirmación, pues la música es algo puro que nace de los sentimientos e intenciones de la persona que la hace. Si escuchas atentamente la música, podrás conocer qué piensan, qué sienten, qué dicen sin necesidad de palabras... Por esto, la música también denuncia, también tiene voz en este mundo injusto e incoloro. La música le da sentido a todo, es parte de nuestra vida, nos da ánimos, fuerzas... Por esto dedico este post a la música, a la buena música que sabe cómo sonar, y hacer viajar a la mente hacia lugares inimaginables...

La música es parte de la naturaleza... Es algo vivo...
Reacciones: 

Revela, cuenta, piensa, compra...

¡Qué tristeza al conocer todo esto, al saberlo, al haberlo ignorado tanto tiempo! ¿Cómo la mente humana es tan simple, tan sugestionada, tan manejable, tan inhumana...? Qué fácil es engañarnos, dando un paseo por cualquier sitio, ya no te sientes de este mundo. No es un mundo real, tanto progreso para que hayamos acabado así, tanto luchar desde hace siglos por avanzar y estamos retrocediendo en la historia, volviendo a nuestros orígenes... ¡Ojo! No digo con esto que los orígenes del ser humano sean ridículos o indebidos, digo que hemos crecido lo bastante como para no retornar a ellos... Una sensación extraña me devuelve la mirada, ¿qué es todo esto? Miles y miles de palabras nos atacan, imágenes que nos quieren convencer de algo que ni siquiera tenemos opinión, sonidos nos apabullan el intelecto y saturan nuestros pensamientos... ¿Qué ha ocurrido con todo...? ¿Dónde estamos...? ¡Qué tristeza, al ver que nos tratan como productos, como presas de caza, como meros elementos en el círculo vicioso del dinero...! Agresividad limita nuestra imaginación a productos inútiles e innecesarios para que seamos mejor aceptados en la sociedad, no es más que una guerra constante por conseguir público, clientes, o como quiera que nos llamen... Cierto es que no hay que quedarse callado, ni pertenecer a ese colectivo fácil que se deja impresionar por cualquier marca, aunque queramos y lo deseemos con todas nuestras fuerzas, nuestras decisiones ya vienen predeterminadas por todo eso, por su manipulación...

No pienso quedarme así, no es tristeza ahora lo que siento, es alegría por conocer mejor el mundo este tan complejo y a la vez primitivo en el que estamos, por saber qué o quiénes juegan con nuestros pensamientos...
Reacciones: