Sed, saber, ahogar, ignorar...

Cuando no se conoce algo, se siente angustia; cuando se teme por algo se siente miedo... Sin embargo, cuando algo se conoce se está tranquilo, tenemos miedo a lo desconocido, rehacios a lo nuevo, preferimos seguir viviendo a la vieja usanza, más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer... Perdemos la esperanza en cualquier resquicio de duda sin ni siquiera pensar que algo se puede cambiar. Negarnos al cambio, es negar una evolución constante del progreso, lo que es realmente importante es que todos nos sintamos que somos parte de algo, que nuestro pequeño granito de arena forma parte de una inmensa construcción forjada con esfuerzo y ganas... Si esto viene a cuento de que entre todos se puede hacer algo, y si antes recurrí a un refrán para ilustrar, ahora dejo este aquí: en la unión está la fuerza... No se equivocan los que piensan así, un grupo de personas tiene más poder que una sola, un conjunto de voces reclamando lo que es suyo tendrá más rigor que la voz de una sola persona que alegue lo contrario.

Cambiar la realidad está en nosotros, en decidir si queremos o no cambiarla, si queremos que este lugar sea algo mejor, si no para nosotros, para los que vengan después... Porque hay demasiadas realidades equivocadas y verdades distorsionadas, porque nos quieren entumecer los sentidos para que no nos demos cuenta de lo que hacen, porque quieren reprimir que pensemos libremente y manejarnos cual piezas de ajedrez para que su jugada acabe en victoria. En nuestras manos, o mejor dicho, en nuestros actos está modificar este hecho, hacer que carezca de significado y que se vuelva a escuchar al pueblo; y aquí, otra cita de una de las mejores películas que he visto V de Vendetta: "El pueblo no debería temer al gobernante, si no el gobernante al pueblo..." quizás en estas escuetas palabras esté la clave para manejar la realidad, si un gobernante o conjunto de personas que tienen el poder quieren hacer algo, lo harán en contra de la voluntad del pueblo, sin embargo, han sido escogidos por el mismo pueblo, una democracia siempre es la tiranía de las mayorías y el error es que esas mayorías también tienen miedo a lo desconocido, miedo al cambio... Se entra pues, en un círculo vicioso casi imposible de romper, pues esos gobernantes tienen en su poder la voz principal para hacer lo que les plazca sin tener en cuenta al pueblo... Y como bien dijo V: "¿Es lo que crees en realidad? ¿O es lo que ellos quieren que creas?" A esa pregunta hay fácil respuesta, creemos lo que ellos quieren que creamos, pues con descaro y alevosía malean la información a su gusto para que nos preocupemos de asuntos más vanales... ¿Por qué si no ha aparecido tan de repente la ya famosísima Gripe A en un momento de crisis mundial? Luego lo absurdo es preguntarse si las personas creen eso firmemente, si es más humano preocuparse por la salud, es humano el engaño que están creando para desviar la atención a la crisis...

El mundo está entrando en una espiral sin fin, las esperanzas van decayendo vemos cómo poco a poco los recursos naturales están escaseando, cómo nos estamos cargando el planeta... ¿Para qué voy a hacer algo si en algún lugar del mundo alguien estará haciendo totalmente lo contrario? ¿Por qué debería de hacerlo si los demás no lo hacen...? Porque cada indicio personal es una posibilidad de mejorar la situación, porque cada persona es importante y cada iniciativa demuestra que hay más gente que piensa en los demás...

Por esto mismo, el miedo a desconocer se puede solucionar conociendo, está en el ser humano es el ser curioso... No por ello tenemos que ahogarnos en la ignorancia de desconocer, sino tener sed de saber...
Reacciones: